El tiempo feliz tiene una extensión muy visible en el país de la memoria y, además, un clima propicio y una luz deliciosa pero es evanescente, se desmorona apenas evocado, muy a menudo sólo quedan de él esbozos fugitivos, fogonazos.

JOSÉ MARÍA MERINO

BUSCA EN ESTE BLOG

06 septiembre 2013

El curso más lector


               Pues eso, así da gusto. Humilde homenaje para que no decaiga... si bien no están todos los que son pero son todos los que están.



Jesús Taranilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario