El tiempo feliz tiene una extensión muy visible en el país de la memoria y, además, un clima propicio y una luz deliciosa pero es evanescente, se desmorona apenas evocado, muy a menudo sólo quedan de él esbozos fugitivos, fogonazos.

JOSÉ MARÍA MERINO

BUSCA EN ESTE BLOG

06 octubre 2010

HEMOS ENRIQUECIDO EL ASPECTO DE LA BIBLIOTECA. VISÍTALA






1 comentario:

  1. Todavía recuerdo con mucho cariño el pequeño cuarto que estaba situado entre el -no sé si seguirá siendo- aula de música y el hueco del ascensor.

    Ojalá una biblioteca como la que teneís ahora pueda acercar a más chavales a la lectura, siendo esta algo más que un sitio donde estudiar para el examen de después del recreo

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario