El tiempo feliz tiene una extensión muy visible en el país de la memoria y, además, un clima propicio y una luz deliciosa pero es evanescente, se desmorona apenas evocado, muy a menudo sólo quedan de él esbozos fugitivos, fogonazos.

JOSÉ MARÍA MERINO

BUSCA EN ESTE BLOG

22 septiembre 2010

¡¡¡BIENVENIDOS!!!

Vamos allá un curso más... Hemos decorado de nuevo la biblioteca y pronto publicaremos la lista de lecturas para este curso. ¡¡¡Ánimo!!! Cuando menos nos lo pensemos, estaremos comiendo el turrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario