El tiempo feliz tiene una extensión muy visible en el país de la memoria y, además, un clima propicio y una luz deliciosa pero es evanescente, se desmorona apenas evocado, muy a menudo sólo quedan de él esbozos fugitivos, fogonazos.

JOSÉ MARÍA MERINO

BUSCA EN ESTE BLOG

14 febrero 2009


María Barba Reyes (1º de Bachillerato 'A')
habla de Marina, novela de Carlos Ruiz Zafón

El libro comienza cuando Óscar Drai vuelve a Barcelona, su ciudad natal, y recuerda una serie de acontecimientos que tuvieron lugar allí durante su adolescencia. Esto nos hace augurar que algo extraño y, sobre todo, triste pasó, algo que le hizo abandonar su tierra.
Hasta aquí, todo bien pero, según se supone que comienza la acción, el autor comienza a darnos muchísima información de la mano de una serie de personajes y este 'bombardeo' de información hace que vayamos desvelando misterios desde el principio de la obra y, si estamos atentos, podemos hacernos una idea de lo que sucede en el libro casi desde el inicio.
Esto está bien pero lo que no está tan bien es, en mi opinión, que el escritor no mantiene la intriga y no te 'pica' esa curiosidad de saber cómo acaba todo porque casi lo sabes ya.
A esto hay que añadir que, en lugar de darnos el típico y esperado final feliz, nos encontramos con un final dramático y lleno de sentimientos que nos deja desolados (por lo menos, a mí...).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario